A veces una tarea que podría parecer sencilla, como pedir un tornillo, se vuelve complicada; sobre todo si no tienes una pieza de ejemplo. ¿Qué pasa si no tienes un tornillo similar al que necesitas? Para eso es necesario conocer sus partes para que no gastes en algo que no te va a servir.

Si lo ponemos en forma muy simple, un tornillo tiene una cabeza, un cuello y su rosca, pero vamos a verlas más a fondo.

La cabeza del tornillo

Aquí es donde colocamos el desarmador par atornillar. Hay distintas formas: redondas, hexagonales, cuadradas y otras. No confundas la cabeza con la ranura, ya que esta última puede tener forma de cruz, plana, fresada o Allen.

El cuello del tornillo

A diferencia de lo que se podría pensar, el cuello se refiere solamente a la parte del tornillo que no tiene rosca.

La rosca del tornillo

Esta es la parte que nos permite apretar el tornillo y se compone de tres partes:

  • Hilo: Cada uno de los salientes del tornillo y que dan lugar a la parte llamada paso
  • Cuando la rosca tiene muchos hilos se dice que el paso es fino y si son pocos los hilos que tiene se considera un paso grueso
  • La cresta es la parte más elevada de cada hilo y la raíz el valle entre cada hilo  

Ahora podrás pedir tus tornillos sin problemas. Es tan sencillo como ver el tipo de cabeza que necesitas, la ranura y la rosca.